Trasplante de córnea

Días o bien semanas antes del trasplante. Su oftalmólogo charlará con usted sobre el trasplante de córnea. Charlarán sobre por qué precisa la cirugía, de qué manera esta puede ayudarlo a ver mejor y qué puede aguardar a lo largo de y después de la cirugía.

Cuando decida tener un trasplante de córnea, se escogerá una fecha para efectuar la cirugía. Esa fecha puede mudar si no hay donante de córnea conveniente en ese momento.

Informe a su oculista sobre todos y cada uno de los medicamentos que toma. Él médico le dirá si continuar tomándolos antes de la operación. Posiblemente deba dejar de usar anticoagulantes antes de una cirugía.

Posiblemente deba ver a su médico de atención primaria a fin de que le haga un examen físico y tal vez otras pruebas. Esto es para asegurarse de que está suficientemente saludable como para someterse a la cirugía de trasplante.

Después de la cirugía de trasplante, no va a poder conducir. Debe regular con alguien que lo lleve nuevamente a su casa después de la cirugía el día del trasplante. Los trasplantes de córneas se consideran un procedimiento ambulatorio.

Esto es lo que va a suceder justo antes y durante la cirugía de trasplante de córnea:

  • Le colocarán unas gotas en los ojos. Es posible que le receten algún otro medicamento para ayudarle a relajarse.
  • El cirujano de ojos usará anestesia local o bien general para que no sienta dolor. Luego, le colocará un dispositivo para mantener el ojo abierto. Aunque tenga el ojo abierto, no va a ver prácticamente nada o nada en absoluto debido a la anestesia.
  • El cirujano de ojos habrá elegido de qué forma trasplantar la córnea sana del donante conforme sus necesidades específicas.
  • Según el caso, extraerá una porción redonda de la córnea y suturará otra porción del mismo tamaño de la córnea del donante.
  • En ocasiones, extraerá sólo una capa delgadísima de células de la parte delantera de la córnea, las sustituirá con el tejido del donante y efectuará una sutura.
  • En algunos casos, se extrae solamente la capa interior dañada y se colocará un delgado disco de tejido sano del donante en la superficie posterior de la córnea. Luego, se coloca una burbuja de aire en el ojo para empujar esta capa de células nueva, de modo que quede en su lugar y que la córnea pueda sanar adecuadamente.
  • En ocasiones, posiblemente su oculista repare otros problemas oculares durante la misma cirugía, como las cataratas.
  • Después de la operación, su oftalmólogo normalmente le pondrá un protector ocular para mantenerlo cubierto y seguro. Continuará en observación después de la cirugía para asegurarse de que se recupere de la anestesia y pueda irse a casa sin riesgo.
  • Su oculista le explicará cómo cuidarse en su hogar tras la cirugía.
  • Después del trasplante. Al día siguiente de la operación, deberá volver a la consulta de su oculista para que le examine los ojos.
Colocación de nueva córnea durante una cirugía

Puede o bien no ser necesario remover las suturas de la cirugía. Esto depende de qué veloz sane, de la salud del ojo y del género de suturas empleadas.

Durante el periodo de recuperación de la cirugía, debe hacer lo siguiente para cuidarse el ojo:

  • Use las gotas para ojos tal como lo indique su oftalmólogo.
  • No se rasque, ni se frote, ni presione el ojo.
  • Si fuera necesario, tome analgésicos de venta libre. Pregúntele a su médico de cabecera cuáles puede tomar.
  • Use quevedos o un protector ocular para protegerse los ojos.
  • Hable con su oculista sobre cuándo puede reiniciar su rutina frecuente.
  • Dependiendo del trasplante, es posible que tenga que estar acostado sobre su espalda a lo largo de cierto tiempo después de la cirugía. Esto ayuda a que el nuevo tejido del donante continúe en su sitio.
  • Llame a su oculista si tiene alguna inquietud o bien pregunta sobre de qué manera cuidarse en su hogar.

Conforme el tipo de trasplante que tuvo y cómo su ojo sane, puede tardar un año o bien más para recobrarse totalmente de esta cirugía.

Complicaciones posibles del trasplante de córnea

El rechazo del órgano se genera cuando el sistema inmunitario del cuerpo ve el tejido trasplantado como algo que no habría de estar allí y trata de deshacerse de él. El rechazo forma un inconveniente para hasta tres de cada diez personas que se someten a un trasplante de córnea.

Las señales de advertencia que señalan que su cuerpo está procurando rehusar el trasplante de córnea incluyen:

  • dolor en el ojo
  • mucha sensibilidad a la luz
  • enrojecimiento del ojo
  • visión nublada o bien turbia

Informe de inmediato a su oculista si observa alguno de estos rastros. Tal vez o bien ella pueda detener el rechazo con medicamentos.

En ciertas ocasiones, el trasplante de córnea puede generar otros inconvenientes oculares, como:

  • infección
  • sangrado
  • desprendimiento de retina (cuando el tejido que cubre la parte trasera del ojo se desprende del ojo)
  • glaucoma (presión alta dentro del ojo)
  • Incluso cuando los trasplantes de córnea funcionan como deberían, posiblemente otros inconvenientes oculares limiten la calidad de la visión. Por servirnos de un ejemplo, es posible que la córnea nueva no tenga una forma curva regular (astigmatismo). O, podría tener una enfermedad ocular como la degeneración macular, el glaucoma o la retinopatía diabética.

Ciertas personas pueden precisar más de un trasplante de córnea. Puede suceder que el primer trasplante se se rechace o que aparezcan otros problemas. Sin embargo, tienen un mayor riesgo de rechazo que los primeros.

Compartir en redes

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos que podrían interesarte: